Cenáculos Familiares del Rosario Para la Nueva Evangelización

Inicio

El Cenáculo nos recuerda el recinto en el que Jesús celebró la Última Cena en Jerusalén e instituyó el Jueves Santo la Eucaristía. El mismo sitio donde los apóstoles se reunieron la tarde de Resurrección por miedo a los judíos y se prepararon con la Virgen María para orar y recibir el Espíritu Santo el día de Pentecostés.

La Iglesia y con ella la familia debe ser un Cenáculo permanente de oración, de meditación de la Palabra, de diálogo familiar como expresión de vida y amor en el Señor.

La obra se inicia en Costa Rica, en 1986, por iniciativa del Padre Antonio María Lootens, con el apoyo de Monseñor Ignacio Trejos Picado, Obispo de la Diócesis de San Isidro del General. El primer Cenáculo se abre en 1987.

EL 29 de octubre de 1994, el Padre Lootens decide abandonar Costa Rica y entrega la dirección de la Obra a Monseñor Ignacio Trejos. El, con su gran corazón paternal y como legítimo pastor de la Iglesia de Cristo, acepta y bajo su guía se hacen los Estatutos por petición de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, los cuales fueron aprobados el 16 de noviembre de 1995, para gloria de Dios y bien de la Iglesia.

La Conferencia episcopal, por unanimidad nombra a Monseñor Ignacio Trejos como Obispo Delegado de los CENACULOS FAMILIARES DEL ROSARIO.

A través de estos 15 años transcurridos, la obra se ha ido extendiendo a casi todo el país, contándose a principios del año 2002, con aproximadamente 12.000 Cenáculos, lo cual significa una bendición para un mínimo de 50.000 cristianos católicos.

Cada día, con la ayuda de Jesús y de María, este plan evangelizador se va extendiendo más y más y esperamos que este año serán muchas más las familias beneficiadas, gracias al espíritu de compromiso misionero que se está despertando en los fieles laicos involucrados en esta Obra.

En Coronado inicia el primer Cenáculo aproximadamente en el año 1988.

Misión

Ser un instrumento para la evangelización y mantener viva la Fe a través de la oración profunda con las familias "Nos reunimos con Jesús y María perseverando en la oración".

Objetivo general:

Colaborar de la manera más adecuada y eficaz, con la ayuda de Dios y de toda la familia a implantar en ella y extender en la demás familias la Acción Evangelizadora de la Iglesia.

Objetivos específicos:

Lograr a través de una asamblea familiar, celebrada semanalmente, en un determinado día y momento en que la familia Ore, escuche la palabra de Dios y dialogue para su progreso espiritual, muy especialmente, de manera que ella llegue a ser en realidad "La Iglesia Doméstica".

Poner en juego todos los medios necesarios para que los logros alcanzados en la propia familia se extiendan a todas las demás familias de la Parroquia, contribuyendo así a que se cumplan los deseos de Su Santidad Juan Pablo II para una nueva Evangelización con miras a este Tercer Milenio.

Metas:

Formar una Comisión Parroquial que se encargará de una mejor Organización, de la fundación y coordinación de los Cenáculos.

Formar Equipos de Apoyo en todas las Filiales de la Parroquia, encargados de la fundación de Cenáculos a nivel local y de brindar toda la información a la Comisión Parroquial.

Organización

En Coronado a nivel Parroquial, existe una comisión que se encarga de coordinar los 75 cenáculos familiares y en cada familia son aproximadamente de 3 a 4 personas que se reúnen semanalmente para la oración.

Organización a nivel nacional


CECOR

OBISPOS

CURAS PARROCOS

COMISION DE COLABORACION Y COORDINACION NACIONAL

COMISIONES DIOCESANAS

COMISIONES VICARIALES

COMISIONES PARROQUIALES

EQUIPOS DE APOYO

MISIONERAS

FAMILIAS

Reuniones

Cenáculo Parroquial: primer viernes de cada mes, después de la misa de 8:00am.

Cenáculos familiares: un día por semana en cada hogar, la familia determina el día para la oración de aproximadamente una hora y media.

Familiar

Porque la familia reunida y unida en oración a la escucha de la Palabra y con el diálogo necesario y tantas veces urgente, es la verdadera "Iglesia Doméstica", en la cual los padres deben comportarse como los educadores en la fe de los hijos, los formadores de personas y los promotores del desarrollo, con todo lo que esto significa para el bien de la comunidad.

De la familia reunida en el Cenáculo la Iglesia espera y obtiene los máximos resultados en la iniciación de la evangelización y la catequesis.

Del Rosario

Ya que el Rosario ha sido, es y será siempre el gran instrumento de evangelización de las familias, personas y comunidades. Hay una diferencia fundamental entre una familia que reza el Rosario y las demás que no lo rezan.

El Santo Rosario no es una forma mágica ni una devoción más. A través de sus veinte misterios ilumina las mentes, enfervoriza los corazones y transforma renovando la vida de las personas. Invita al compromiso apostólico cualesquiera que sean sus edades y su condición social. EL Rosario es el resumen del Evangelio, el instrumento que nos llena de amor divino y nos inflama en el calor humano.

Se ha dicho que "donde se reza el Rosario, no falta lo necesario". "La familia que reza unida, permanece unida".

¿Qué familias pueden fundar un Cenáculo en su casa?

Sencillamente todas aquellas que deseen acercarse a Dios y crear un clima de fe, de esperanza y de amor en su ambiente familiar y comunitario.

Manera de practicar el Cenáculo en su casa

La manera más fácil y eficaz de llevar adelante el Cenáculo es haciéndolo en cada familia, ya que así todos sus miembros se benefician.

Los Cenáculos Familiares del Rosario, han venido siendo un medio admirable para atraer a la Iglesia a las personas que permanecen alejadas.

Sin necesidad de salir de la casa, todos los integrantes de la familia se aprovechan del mensaje de la Palabra, la catequesis y el diálogo.

Contacto

Oficina Parroquial o el señor Rodrigo Umaña.

Para ver la lista de los miembros presion aqui

Ir a la galería